Fiestas Patronales - Parroquia Nuestra Señora de la Merced - Calp

Fiestas Patronales - Parroquia Nuestra Señora de la Merced - Calp

Vaya al Contenido

Menu Principal

Fiestas Patronales

Festividades

Fiestas de la Merced

Una antigua tradición narra que en el año 1218 la Stma. Virgen se le apareció a San Pedro Nolasco recomendándole que fundara una comunidad religiosa que se dedicara a socorrer a los que eran llevados cautivos a sitios lejanos.

Corrían los últimos siglos de la Edad Media, el sur y el levante español estaban en poder de los árabes y con sus vidas en vilo. El Mediterráneo estaba infestado de corsarios turcos y sarracenos, y lo mismo atacaban a los barcos que desembarcaban en las costas y se llevaban cautivos a muchos.

La cautividad o esclavitud era una calamidad terrible de la humanidad. De cuando en cuando surgían almas generosas y se ponían a actuar. Un santo varón, el clérigo sevillano D. Fernando de Contreras, con la ayuda de la Loca del Sacramento, Doña Teresa Enríquez, y con el aliento de San Juan de Ávila, fue una de esas almas generosas en favor de los cautivos.

La virgen será invocada desde ahora con el título de la Merced, o mas bello todavía en plural, Santa María de las Mercedes, indicando así la abundancia incontable de sus gracias. Santa María de las Mercedes concedería a sus hijos la merced de la liberación.
Alfonso X el Sabio decía "que sacar a los hombres de cautivo es cosa que place mucho a Dios, porque es obra de la Merced", los frailes mercedarios realizaron una labor ingente. Ingentes fueron también los sufrimientos de San Pedro Nolasco, San Ramón Nonato y San Pedro Armengol. Y no faltaron mártires como San Serapio, San Pedro Pascual y otros muchos.

El culto a Nuestra Señora de la Merced se extendió muy pronto por Cataluña y por toda España, por Francia y por Italia, a partir del siglo XIII. En el año 1265 aparecieron las primeras monjas mercedarias. Los mercedarios estuvieron entre los primeros misioneros de América. Barcelona se gloria de haber sido escogida por la Virgen de la Merced como lugar de su aparición y la tiene por celestial Patrona.

De este modo, a través de los miembros de la Nueva Orden, la Virgen María, Madre y Corredentora, Medianera de todas las gracias, aliviaría a sus hijos cautivos y a todos los que suspiraban a ella, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas, a todos daría la merced de su favor.


 
Buscar dentro la página
Regreso al contenido | Regreso al menu principal